Game On Bitches!

Do all Rubberheads throw fish?

It's boring at the top…

with 2 comments

“(Luis Miguel)… exudes some of the supper-club charisma and command of Sinatra…”
Robert Hilburn
Los Angeles Times


Hay muchos que comparan a Luis Miguel con Frank Sinatra, y otros tantos que se escandalizan con esta comparación. Para mi la semejanza no es una cuestión de talento, voz o estilo; es una cuestión de confianza. Y de hecho podríamos sumar uno más a la fórmula, Elvis Presley.

Horror! El Beto se volvió loco! grita la audiencia. Permítame usted articular mi punto bella dama…

Frank, Elvis y Luis Miguel comenzaron sus carreras con algo en común, un don único que los separaba del resto. A medida que pasó el tiempo los tres lograron un éxito descomunal, desbordante. Un nivel de adoración de masas histéricas que pocos llegan a experimentar en sus vidas.

El tiempo trajo también el perfeccionamiento de sus habilidades, y con esto vino el aburrimiento. Cuando uno ve sus presentaciones, descubre momentos en que parecen estar phoning it in , como si al tiempo que cantan un tema romántico, de felicidad, de tragedia, de abandono, estuvieran haciendo un cálculo mental de cuanta merca tomarán al salir, o cuantas chicas se van a coger en el after show, o que van a ordenar para cenar al room service. Y después están los otros momentos, los de auto indulgencia, de saberse el número uno y aprovechar para jugar un poco, para disfrutar, para intentar cosas nuevas sin que haya nadie que los controle o censure.

A medida que Sinatra fue haciéndose larger than life empezó a jugar con las letras de vez en cuando. Temas consagrados, clásicos intocables del gran catalogo americano que se cantaban de la misma forma hace años eran deformados, cambiados, “enriquecidos” por Frankie. Doo bee doo bee doo, doo doo doo dee daa.  Un poco de beep bop por aquí, un sube y baja por allá. Frank terminaba abrúptamente los temas, sustituía una palabra por otra según su ánimo. Jugaba y se divertía atreviéndose a intentar cosas que tenían una probabilidad enorme de salir mal. Pero el Chairman of the Board tenia tanta actitud, tanta confianza en su don que en el 90 por ciento de los casos tenia éxito, y el 10 por ciento que la cagaba… y bueno, es Frank Sinatra.

Elvis Presley ya era bastante famoso en 1957, cuando fue enlistado en el servicio militar y enviado a Alemania. Cuando volvió, años más tarde, ya no podía cantar algunos temas sin cagarse de risa, y a medida que fue invadido por su futuro gordo y lentejueloso, fue volviéndose todavía más indulgente con sus impulsos, más propenso a pelotudear con las canciones y con el show, lo cual solo provocaba más adoración de su enloquecida audiencia. Todas estas excentricidades sólo corroboraban lo que todos ya sabían. Elvis era un genio, un one of a kind.

Y así llegamos a Luismi, que de niño gritón y dientón, paso a adolescente carilindo de voz prometedora, a joven adulto ídolo de masas, al señor trajeado y gordito de hoy día, eternamente bronceado y transpirando a chorros. Luis Miguel se planta en el escenario con un autocomplacimiento total que lo lleva a sobreactuar las canciones, a intentar ridículos jazzeos con la voz, a cantar parando la trompa y poniendo mirada de Zoolander, a hacer cambios de ritmo que no quedan bien, acompañados de pasitos de “baile” incomprensibles.

Total, Quién me va a venir a decir que le baje un cambio? Nadie, soy LUIS MIGUEL y con esta cara gorda y sudorosa lleno miles de estadios, cobro millones de dólares y cojo con quien me da la gana, así que me la chupan todos.

Los invito a ver estos videos con detenimiento. No estoy hablando de similitudes como artistas, o de comparaciones de voz, de estilos, de repertorio. No estoy insinuando que Luis Miguel esta a la altura de Elvis o Frank (no lo está). Estoy hablando de ese algo que comparten: un total y absoluto dominio de la interpretación. Una comodidad que hace parecer increíblemente fácil el pararse y entregar una performance ante miles de personas. Una confianza tan total que termina siendo divertida (tanto para ellos como para nosotros) en los tres casos.

http://www.youtube.com/v/znjEVqSmUSE&hl=en&fs=1&rel=0

http://www.youtube.com/v/dZg_XU6kUAg&hl=en&fs=1&rel=0

http://www.youtube.com/v/k7TbiLnfJFg&hl=en&fs=1&rel=0

Written by trevorgoodchild

August 31, 2009 at 21:38

Posted in Music Bits

2 Responses

Subscribe to comments with RSS.

  1. y claro, las hordas de chicas gritando tu nombre deben quitarte la verguenza por completo y hacer que te comas el escenario sin que nada te importe! yo lo banco al Luismi! ya que a los otros no los veremos en vivo nunca, la próxima vez que el dientón sudoroso se de una vuelta por Baires vamos a verlo y dejarnos que nos emocione con sus alaridos! (puro experimento sociológico de observación de como el carisma de la cama solar domina a las masas, claro! no vamos a terminar cantando los temas y bailando gracioso…para nada…)

    geektoria

    August 31, 2009 at 21:55

  2. Ud no se ha vuelto loco mi amigo. Ud esta mas cuerdo que nunca! lo que si no le voy a perdonar, es su olvido frente a otro groso como Il Gitano, Sandrulio. Ni hablar de Selmar Santomayor, mejor conocido como “el Elvis Uruguayo”

    Juanimon

    September 1, 2009 at 16:17


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: